Los concursos penales

Plantilla imagen destacada

Foto original por kstudio / Freepik

Planteémonos el siguiente supuesto de hecho: una persona acepta una determinada cantidad de dinero por matar a otra persona, disparándole a esta través de una ventana mientras se encuentra en su lugar de trabajo. Como consecuencia del disparo, se rompe el cristal de la ventana y la víctima muere, pero el tirador escapa antes de que llegue la policía robando un vehículo a punta de pistola.

Existen aquí algunas cuestiones que complican la determinación de la pena aplicable al tirador. Por una parte, tenemos una conducta (disparar a una persona) que aparentemente se ajusta a la descripción de varios tipos delictivos (homicidio y asesinato), aunque solo se puede aplicar uno de estos. Los casos como este se encuadran en el llamado concurso de leyes o de normas, cuyas reglas buscan garantizar el principio del non bis in idem (“no dos veces por lo mismo”).

Por otra parte, la misma conducta ha provocado un perjuicio patrimonial al romper el cristal de la ventana, por lo que, además de homicidio o asesinato, también constituye un delito de daños. En consecuencia, estamos ante una pluralidad de delitos, a los que se debe añadir una segunda conducta constitutiva de un delito de robo con intimidación de un vehículo. Esta situación de pluralidad recibe el nombre de concurso de delitos, y es objeto de un tratamiento especial por parte del Código Penal (en adelante, “CP”).

Concurso de leyes

Cuando concurren varios preceptos penales debe determinarse cual de estos capta por completo, o de manera suficiente, el contenido del hecho delictivo examinado, desplazándose así los demás preceptos. A estos efectos, la doctrina y jurisprudencia han ido elaborando una serie de criterios que posteriormente fueron recogidos en el artículo 8 CP:

a) Criterio de especialidad. Es el criterio básico, según el cual “el precepto especial se aplicará con preferencia al general”. Un precepto es más especial que otro cuando requiere, además de los presupuestos igualmente exigidos por este segundo, algún presupuesto adicional.

Siguiendo con el anterior ejemplo, el asesinato sería el precepto especial respecto del homicidio, ya que requiere todos los elementos de este (matar a una persona) más ciertas circunstancias específicas (siendo una de ellas la aceptación de un precio a cambio de matar).

b) Criterio de subsidiariedad. Se establece que “el precepto subsidiario se aplicará solo en defecto del principal”, de modo que el primero queda desplazado con la aparición del segundo. La subsidiariedad puede ser expresa, cuando así se manifieste en la propia norma, o tácita, cuando pueda deducirse del contenido de la misma.

Como ejemplo de subsidiariedad se puede citar el artículo 9 CP, ya que prevé la aplicación supletoria del Código en todas aquéllas materias no reguladas por las leyes penales especiales (aquellas distintas al CP pero que, sin embargo, tipifican delitos).

Dado que los criterios de especialidad y subsidiariedad pueden solaparse (pues la ley general solo se aplica subsidiariamente, en defecto de la principal), la doctrina ha acotado varios supuestos en los que hay subsidiariedad:

  • Entre las distintas fases delictivas (preparación, ejecución, consumación), siempre a favor de las más avanzadas en el tiempo (por ejemplo, la preparación es subsidiaria respecto de la ejecución).
  • Entre las conductas de autoría y participación cuando coincidan al mismo tiempo en un mismo sujeto (por ejemplo, el inductor que luego se une a la ejecución del delito). La forma de intervención menos grave se considera subsidiaria frente a la más grave.
  • Entre los hechos imprudentes y dolosos realizados por el mismo sujeto en un mismo delito, considerándose los primeros subsidiarios respecto de los segundos.

c) Criterio de consunción. De acuerdo con este criterio, “el precepto penal más amplio o complejo absorbe a los que castiguen las infracciones consumidas en aquél“. Así, un precepto desplaza a otro cuando por sí solo incluye (“consume”) la infracción contenida en este última y le añade algo más.

A fin de evitar la confusión con los otros dos criterios (pues siguen un esquema muy parecido), la doctrina nuevamente ha tratado de precisar más los casos en que puede operar la consunción:

  • Los casos en los que un hecho que acompaña normalmente a otro. No se trata, como en la especialidad, de que los presupuestos del hecho delictivo se encuadran en dos preceptos, sino que normalmente la realización de un hecho comporta la de otro (por ejemplo, el delito de agresión sexual consume las lesiones psíquicas que se derivan del mismo).
  • Los delitos posteriores impunes. Son delitos que quedan consumidos por otro delito anterior cuando están dirigidos a asegurar un beneficio obtenido por éste y no afectan a un bien jurídico distinto (por ejemplo, el que suscribe un contrato de compraventa con la intención de no pagar y quedarse el objeto del mismo debe ser condenado por estafa y no apropiación indebida).

d) Criterio de alternatividad. Afirma que “en defecto de los criterios anteriores, el precepto penal más grave excluirá los que castiguen el hecho con pena menor”. De esta forma, cuando entre los preceptos concurrentes no haya relación de especialidad, subsidiariedad o consunción, deberá de aplicarse la que señales la pena más grave.

Se trata de una regla de cierre que, en teoría, no debería tener cabida en un ordenamiento jurídico bien construido y congruente. No obstante, puede ser que por error o descuido del legislador haya dos o más preceptos que prevean exactamente el mismo hecho delictivo, por lo que es una regla necesaria.    

Concurso de delitos

El concurso de delitos tiene lugar siempre que haya una pluralidad de delitos, que pueden tener su origen en una o varias acciones de un mismo sujeto. Se distingue entre concurso ideal, concurso medial y concurso real, que a continuación veremos con mayor detenimiento:

a) Concurso ideal (artículo 77 CP). Existe cuando un solo hecho da lugar a dos o más delitos. De acuerdo con la doctrina, el concurso ideal puede ser heterogéneo (el hecho infringe varios preceptos penales distintos) o homogéneo (el hecho infringe el mismo precepto varias veces).

En el caso planteado al principio del presente artículo encontramos un ejemplo de concurso ideal, ya que una sola acción, consistente en efectuar un disparo, resulta en la muerte de una persona (asesinato) y en la fractura de la ventana (delito de daños).

El CP establece que se aplicará la pena prevista para la infracción más grave en su mitad superior, sin que ésta pueda exceder de la que represente la suma de las que correspondería aplicar si se penaran separadamente las infracciones. En caso de exceder este límite, se sancionarán las infracciones por separado.

b) Concurso medial (artículo 77 CP). Se configura como una categoría intermedia entre el concurso ideal y el concurso real, consistente en la realización de varios hechos que dan lugar a varios delitos vinculados entre sí por una relación de medio a fin.

Así, un delito se convierte en medio necesario para cometer otro. Un ejemplo de esto sería la falsificación de un documento público que se lleva a cabo con el fin de cometer posteriormente una estafa.

Hasta la reforma de la Ley Orgánica 1/2015, el concurso ideal tenía el mismo tratamiento jurídico que el concurso ideal. Según la redacción actual, se impondrá una pena superior a la que habría correspondido por la infracción más grave, y que no podrá exceder de la suma de las penas que hubieran sido impuestas separadamente por cada uno de los delitos. Dentro de estos límites, el juez o tribunal deberá individualizar la pena conforme a los criterios previstos en el artículo 66 CP.

c) Concurso real (artículos 73, 75 y 76 CP). Existe cuando varios hechos cometidos por el mismo sujeto dan lugar a varios delitos. Por ejemplo, en el supuesto inicial, el tirador dispara a su víctima y después roba un coche a punta de pistola para fugarse.

La regla principal es la acumulación material de penas, que supone la imposición de todas las penas correspondientes a las diversas infracciones para su cumplimiento simultáneo, si es posible, por su naturaleza y efectos. Si no es posible, se seguirá el orden de su respectiva gravedad para su cumplimiento sucesivo.

No obstante, el CP establece unos límites a la acumulación:

  • La pena máxima resultante no podrá exceder del triple del tiempo por el que se le impondrá la más grave de las penas en que haya incurrido, declarando extinguidas las que procedan desde que las ya impuestas cubran dicho máximo, que no podrá exceder de 20 años.
  • Excepcionalmente, el límite máximo será de 25 años, cuando alguno de los delitos esté castigado con pena de prisión inferior a 20 años; 30 años, cuando alguno de los delitos esté castigado con pena de prisión superior a 20 años; o 40 años, cuando dos de los delitos estén castigados con pena de prisión superior a 20 años o estén relacionados con terrorismo.

*****

Bibliografía

Mir Puig, S., Gómez Martín, V., & Valiente Ivañez, V. (2016). Derecho penal. Barcelona: Reppertor.

Molina Fernández, F. (2016). Penal 2017. Madrid: Francis Lefebvre.

Wolters Kluwer (Sin fecha). “Concurso de delitos”. Disponible en: http://guiasjuridicas.wolterskluwer.es/Content/Documento.aspx?params=H4sIAAAAAAAEAMtMSbF1jTAAAUNDS3NztbLUouLM_DxbIwMDCwNzAwu1vPyU1BAXZxRVnpYGIIWZaZUu-ckhlQWptiVFpalqqUn5-dkoCuNhxgAAdEAf12gAAAA=WKE [Acceso 24 de octubre de 2017]

Wolters Kluwer (Sin fecha). “Concurso de leyes”. Disponible en: http://guiasjuridicas.wolterskluwer.es/Content/Documento.aspx?params=H4sIAAAAAAAEAFWMPQ-DIBRFf01ZXMAO4sDS2sHNgaFb84TX5KUWDB8m_vtCBxPvcm9OTm6COSrOwKQMy-CNEnXThhrmwsla9XjyGiH6TrINQyTvVMu55B2XzHmLerifrLEXVaT3Xh71vqJKISPD2fvPSXwdN2YlRd8ptJcr_LsQe5BbjgZCg66Z0MHyA03Ias21AAAAWKE [Acceso 24 de octubre de 2017]

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s