La formación en armamento de los vigilantes de seguridad

plantilla-imagen-destacada-4

Foto original por RyanMcGuire / CC0 1.0

Empezaré este artículo con una pequeña introducción a la legislación vigente, contenida principalmente en el Real Decreto 137/1993, de 29 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Armas, y el Real Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Seguridad Privada. El artículo 81 de éste último determina en qué servicios puede prestar servicio armado un vigilante de seguridad:

1. Los vigilantes sólo desempeñarán con armas de fuego los siguientes servicios:

a) Los de protección del almacenamiento, recuento, clasificación, transporte y distribución de dinero, valores y objetos valiosos o peligrosos.

b) Los de vigilancia y protección de:

  1. Centros y establecimientos militares y aquellos otros dependientes del Ministerio de Defensa, en los que presten servicio miembros de las Fuerzas Armadas o estén destinados al uso por el citado personal.
  2. Fábricas, depósitos y transporte de armas, explosivos y sustancias peligrosas.
  3. Industrias o establecimientos calificados como peligrosos, con arreglo a la legislación de actividades clasificadas, por manipulación, utilización o producción de materias inflamables o explosivas que se encuentren en despoblado.

c) En los siguientes establecimientos, entidades, organismos, inmuebles y buques, cuando así se disponga por la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil en los supuestos no circunscritos al ámbito provincial, o por las Delegaciones o Subdelegaciones del Gobierno, valoradas circunstancias tales como la localización, el valor de los objetos a proteger, la concentración del riesgo o peligrosidad, la nocturnidad u otras de análoga significación:

  1. Dependencias de Bancos, Cajas de Ahorro y entidades de crédito.
  2. Centros de producción, transformación y distribución de energía.
  3. Centros y sedes de repetidores de comunicación.
  4. Polígonos industriales y lugares donde se concentre almacenamiento de materias primas o mercancías.
  5. Urbanizaciones aisladas.
  6. Joyerías, platerías o lugares donde se fabriquen, almacenen o exhiban objetos preciosos.
  7. Museos, salas de exposiciones o similares.
  8. Los lugares de caja o donde se concentren fondos, de grandes superficies comerciales o de casinos de juego.
  9. Buques mercantes y buques pesqueros que naveguen bajo bandera española en aguas en las que exista grave riesgo para la seguridad de las personas o de los bienes, o para ambos.

2. Cuando las empresas, organismos o entidades titulares de los establecimientos o inmuebles entendiesen que en supuestos no incluidos en el apartado anterior el servicio debiera ser prestado con armas de fuego, teniendo en cuenta las circunstancias que en el mismo se mencionan, solicitarán la correspondiente autorización a la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, respecto a supuestos no circunscritos al ámbito provincial o a las Delegaciones o Subdelegaciones del Gobierno, que resolverán lo procedente, pudiendo autorizar la formalización del correspondiente contrato.

Una vez sabemos donde puede prestar servicio armado un vigilante de seguridad, la pregunta que debemos abordar ahora es la siguiente: ¿cómo obtiene un vigilante de seguridad la licencia de armas? La respuesta nos viene dada en los artículos 121 y siguientes del Reglamento de Armas:

Artículo 121

El personal de los Cuerpos y Organismos legalmente considerados auxiliares para el mantenimiento de la seguridad pública y persecución de la criminalidad, así como los vigilantes de seguridad y personal legalmente asimilado, podrán solicitar de la Dirección General de la Guardia Civil la licencia de armas C, con los requisitos y condiciones que se establecen en los artículos siguientes.

Artículo 122

Para obtener estas licencias, el interesado, a través de la empresa u organismo de que dependa, deberá presentar en la Intervención de Armas de la Guardia Civil correspondiente a su domicilio solicitud dirigida al Director general de la Guardia Civil, acompañada de los documentos enumerados en el artículo 97.1 de este Reglamento, y además los siguientes:

a) Certificado o informe de su superior jerárquico o de la empresa, entidad u organismo en que preste sus servicios, en el que se haga constar que tiene asignado el cometido para el que solicita la licencia, y localidad donde lo ha de desempeñar.

b) Fotocopia del documento acreditativo de la habilitación del interesado para el ejercicio de funciones de seguridad, que se cotejará con el original y se diligenciará haciendo constar la coincidencia.

c) Declaración del solicitante, con el visto bueno del jefe, autoridad o superior de que inmediatamente dependa, de no hallarse sujeto a procedimiento penal o a procedimiento disciplinario.

Artículo 123

Las armas amparadas por estas licencias sólo podrán ser empleadas en los servicios de seguridad o funciones para los que fueran concedidas.

Artículo 124

1. Las licencias C podrán autorizar un arma de las categorías 1.ª, 2.ª1 o 3.ª2, o las armas de guerra a las que se refiere el apartado 3 del artículo 6 de este reglamento, según el servicio a prestar, de conformidad con lo dispuesto en la respectiva regulación o, en su defecto, de acuerdo con el dictamen emitido por la Comisión Interministerial Permanente de Armas y Explosivo.

Por último, y para concluir con esta pequeña introducción a la legislación del tema que estamos abordando, me gustaría mencionar el artículo 83 del Reglamento de Seguridad Privada, relativo a la responsabilidad por la custodia de las armas:

1. Las empresas de seguridad serán responsables de la conservación, mantenimiento y buen funcionamiento de las armas, y los vigilantes, de la seguridad, cuidado y uso correcto de las que tuvieran asignadas, durante la prestación del servicio.

2. De la obligación de depositar el arma en el armero del lugar de trabajo serán responsables el vigilante y el jefe de seguridad, y de la relativa a depósito en el armero de la empresa de seguridad, el vigilante y el jefe de seguridad o director de la empresa de seguridad.

3. Del extravío, robo o sustracción de las armas, así como, en todo caso, de su ausencia del armero cuando deban estar depositadas en el mismo se deberá dar cuenta inmediata a las dependencias de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Una vez terminada con esta pequeña introducción a la legislación, pasaremos a hablar de la realidad que ocurre a diario.

¿Qué formación real tiene un vigilante de seguridad en armamento y tiro? Para obtener la tarjeta de identificación profesional como vigilante de seguridad, es necesario superar un examen oficial en sede policial, pero para poder acceder a dicho examen, es necesario primero haber superado el curso de vigilante de seguridad en un centro de formación homologado. Dichos centros no tienen obligación alguna de realizar ejercicios de fuego real, simplemente es una formación básica teórica y, en caso de realizar prácticas reales de tiro, por desgracia son mínimas, ya que cuantos menos cartuchos se gasten, mayor beneficio obtiene la academia.

Una vez que se aprueba dicho examen, el vigilante no puede prestar servicio armado porque, como hemos visto anteriormente, no tiene la licencia C. Para obtenerla debe superar otro examen, que se divide en 3 fases (BOE núm. 57, fecha 06-03-1996):

1. Prueba de conocimiento técnico de las armas del personal de Seguridad Privada.

Esta prueba inicial tiene como objeto comprobar que el solicitante posee el conocimiento y la destreza suficientes en el manejo de las armas de Seguridad Privada que va a utilizar en el desempeño de sus funciones. Consistirá en contestar verbalmente a dos preguntas sobre el arma reglamentaria, y realizar dos ejercicios de manipulación con el arma descargada.

La prueba se realizará en el campo de tiro designado antes de realizar el ejercicio práctico de tiro y será evaluada por el tribunal o por el supervisor de tiro que éste haya designado.

El resultado será de apto cuando el aspirante conteste correctamente, como mínimo, a una de las dos preguntas formuladas, y realice debidamente, como mínimo, uno de los ejercicios propuestos.

 2. Ejercicio práctico de tiro.

Los aspirantes que hayan superado la prueba de conocimiento técnico de las armas con el resultado de apto, realizarán a continuación el ejercicio práctico de tiro de acuerdo con las normas determinadas en la Resolución del Ministerio del Interior de 28 de febrero de 1996, de la Secretaria de Estado de Interior, por la que se aprueban las instrucciones para la realización de los ejercicios de tiro del personal de seguridad privada.

Condiciones particulares del ejercicio de tiro:

  • Se consideran aptos los aspirantes con más del 50% de impactos en la silueta.
  • Arma: revólver.
  • 2 disparos (una serie) de prueba.
  • 8 disparos (2 series de 4) de calificación.
  • Distancia: 25 metros.
  • Tiempo: 3 minutos por serie.
  • Blanco: una silueta.

3. Ejercicio escrito sobre la normativa específica del aspirante.

Los aspirantes que hayan superado el ejercicio práctico de tiro realizarán el ejercicio escrito. La prueba consistirá en contestar a 20 preguntas sobre los temas siguientes: la normativa específica del aspirante (vigilante de seguridad, vigilante de explosivos o guardas particulares del campo); el Reglamento de Armas; y el conocimiento de las armas reglamentarias de Seguridad Privada.

De las 20 preguntas del ejercicio, 10 tratarán sobre la normativa específica del aspirante y el Reglamento de Armas, y otras 10 sobre el conocimiento de las armas reglamentarias. Cada una de las preguntas tiene 4 respuestas, con una opción correcta.

La evaluación final del aspirante será de apto cuando haya contestado correctamente, como mínimo, a 5 preguntas de cada bloque.

Es decir, que un vigilante puede obtener la licencia C habiendo realizado 8 disparos oficiales, de los cuales es necesario únicamente que 4 den en el blanco.

Para mantener la licencia C, el vigilante de seguridad debe realizar 2 ejercicios de tiro anuales, uno por semestre. No puede pasar 8 meses entre ejercicio y ejercicio, siendo el primer semestre de entrenamiento y el segundo semestre de calificación, realizando un total de 75 disparos anuales, de los cuales 20 corresponden a tiro instintivo y 55 a tiro de puntería. El ejercicio de puntería se realiza a una sola silueta a 25 metros, con un tiempo de disparo de 3 minutos por serie, mientras que el ejercicio de tiro instintivo se realiza a 2 siluetas a 10 metros con un tiempo de disparo de 3 segundos por serie.

Por tanto, como vemos, un vigilante de seguridad armado realiza un total de 75 disparos anuales, con el problema, como hemos visto anteriormente, que en la legislación la licencia no es particular. Se trata de una licencia que únicamente tiene validez para prestar servicio, por tanto el vigilante no puede por propia iniciativa entrenar o realizar ejercicios de tiro particulares.

Para concluir, hemos visto que, según el artículo 83 del Reglamento de Seguridad Privada, “las empresas de seguridad serán responsables de la conservación, mantenimiento y buen funcionamiento de las armas”. Por tanto, cuanto más gaste una empresa en el mantenimiento y conservación de sus armas, menos beneficios genera. He de decir que, a lo largo de mi trayectoria profesional, he visto como a un vigilante de seguridad se le desprendían los proyectiles de las vainas, así como revólveres sin cachas, sin elementos de puntería y armas con muchísimo óxido. Por otro lado, también he visto vigilantes que abandonan sus puestos de trabajo con el revólver para hacer los descansos en la cafetería de enfrente.

Una vez dicho esto, dejo un debate abierto:

  • ¿Piensas que la formación que recibe un vigilante de seguridad es adecuada para ejercer un servicio armado?
  • ¿Piensas que están dotados de un equipo adecuado y en óptimas condiciones?

*****

Bibliografía

Real Decreto 137/1993, de 29 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Armas

Real Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Seguridad Privada

Boletín Oficial del Estado núm. 57, fecha 06-03-1996

Anuncios

Una respuesta a “La formación en armamento de los vigilantes de seguridad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s