Sentencia: Stalking

Foto original por Pexels / CC0 1.0

El pasado 23 de marzo en la localidad de Tudela -Navarra-, se dictó la primera Sentencia condenatoria de Stalking. El fallo fue dictado por el Juez de Instrucción en un procedimiento de enjuiciamiento rápido.

El juicio rápido es una modalidad que se introdujo en el Código Penal -de ahora en adelante, CP- con el objetivo de acelerar los procedimientos penales menores.  Es por ello que, para que un juicio pueda seguir este procedimiento debe cumplir una serie de requisitos o características:

1.- Fácil instrucción.

2.- Ampliación de las facultades de la Policía Judicial.

3.-  Tipo delictivo menor. Los delitos que pueden perseguir no deben sobrepasar de los 5 años en penas privativas de libertad y 10 en otro tipo de condenas.

4.-  Conformidad.  Si ambas partes están de acuerdo, el mismo Juez Instructor puede dictar sentencia de conformidad -ampliando así su  competencia-, que será firme si las partes y el Ministerio Fiscal expresan en el acto su decisión de no recurrir el fallo. Cabe destacar que la conformidad se incentiva con la reducción de la pena en un tercio.

Visto que la competencia y el procedimiento por el que se lleva a cabo esta Sentencia cumplen todos los requisitos, procedamos a analizar los hechos:

El victimario se dedicó a acosar a la denunciante mediante llamadas y mensajes a través de la aplicación Whatsapp, remitiendo tanto mensajes de texto como de audio y fotografías, llegando incluso a remitir contenido de carácter sexual.

El Juez dictamina que este comportamiento corresponde a un delito de acoso, tipificado en el artículo 172 ter, el cual expone:

“1. Será castigado con la pena de prisión de tres meses a dos años o multa de seis a veinticuatro meses el que acose a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, y sin estar legítimamente autorizado, alguna de las conductas siguientes y, de este modo, altere gravemente el desarrollo de su vida cotidiana:

  • 1.ª La vigile, la persiga o busque su cercanía física.
  • 2.ª Establezca o intente establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación, o por medio de terceras personas.
  • 3.ª Mediante el uso indebido de sus datos personales, adquiera productos o mercancías, o contrate servicios, o haga que terceras personas se pongan en contacto con ella.
  • 4.ª Atente contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.

Si se trata de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o situación, se impondrá la pena de prisión de seis meses a dos años.

  1. Cuando el ofendido fuere alguna de las personas a las que se refiere el apartado 2 del artículo 173, se impondrá una pena de prisión de uno a dos años, o trabajos en beneficio de la comunidad de sesenta a ciento veinte días. En este caso no será necesaria la denuncia a que se refiere el apartado 4 de este artículo.
  2. Las penas previstas en este artículo se impondrán sin perjuicio de las que pudieran corresponder a los delitos en que se hubieran concretado los actos de acoso.
  3. Los hechos descritos en este artículo sólo serán perseguibles mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal.”

Esta modalidad de acoso se introdujo a nuestro Ordenamiento mediante la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, con la finalidad de dar cabida a comportamientos habituales y constantes de acoso mediante las nuevas tecnologías, adaptando de esta forma la Ley a los nuevos tiempos.

NSAM08 17x11_txt rep_v2.inddEl Stalking propiamente dicho proviene del inglés y en nuestro idioma significa “hostigar o acechar” y, tal y como declara la Sentencia “las conductas de stalking afectan al proceso de formación de la voluntad de la víctima en tanto que la sensación de temor e intranquilidad o angustia que produce el repetido acechamiento por parte del acosador, le lleva a cambiar sus hábitos, sus horarios, sus lugares de paso, sus números de teléfono, cuentas de correo electrónico e incluso de lugar su residencia y trabajo”.

Por tanto, podemos decir que los requisitos necesarios para considerar como consumado el delito de acoso por stalking son sensación de temor, inseguridad o acechamiento prolongado en el tiempo. En conclusión, alteración de la vida de la víctima.

Los bienes jurídicos protegidos son la libertad de obrar y la seguridad. Ambos conceptos son muy subjetivos, por lo que debe ser el Juez quien los establezca y delimite -a través de las pruebas presentadas-.

En cuanto a la concreta conducta que se castiga desde este tipo penal no se trata de un solo acto, sino de un comportamiento reiterado, un patrón -tal y como hemos avanzado anteriormente-. Por ello no caben en este tipo actos individuales así como el coartar la libre expresión de las personas.  Asimismo, el sentimiento de temor, molestia  o intranquilidad no es punible, deben darse un conjunto de actos delictivos, en los que los sentimientos de inseguridad tengan lugar.

Esto nos lleva a plantearnos la siguiente cuestión: ¿Todas las personas tenemos la misma capacidad de sentir temor e inseguridad? Efectivamente, la respuesta es no. Las capacidades emocionales varían entre las personas, por lo que es muy difícil limitar los sentimientos mediante parámetros fijos. Lo correcto debería ser un estudio concreto de las circunstancias, de la personalidad y cognición de la víctima.

La Sentencia condena al acosador a una multa pecuniaria de 480.-€, y también le impone una serie de prohibiciones con el fin de evitar el acecho tanto presencial como online -no acercarse al domicilio de la víctima o lugares frecuentados por ella a una distancia menor a 50 metros, o ponerse en contacto con ella mediante cualquier medio o plataforma de comunicación- por un periodo de 6 meses.

Estas medidas de carácter preventivo se encuentran tipificadas en el artículo 57 CP, y responden a la necesidad de dar seguridad y confianza a la víctima, evitando que vuelva a sufrir los hechos juzgados.

Consideramos, por tanto,  esta Sentencia como un pequeño paso en la inclusión de nuevo tipo delincuencial en el panorama criminal. Pese a sus escasas seis hojas, este Fallo pone de manifiesto cómo deben ser tratadas las conductas de acoso llevadas a cabo a través de las nuevas tecnologías. Es un ejemplo a partir del cual muchas situaciones y comportamientos tienen reflejo.

Os dejamos una noticia que podríamos considerar otro ejemplo de lo que sería stalking, así como la Sentencia del caso que hemos comentado aquí.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s