Entrevista a Paz Velasco de la Fuente

Paz Velasco de la Fuente es abogada penalista y criminóloga, y, entre otras titulaciones, cuenta con un  Máster en Grafología, Documentoscopia y Falsedad Documental por la Universidad de Barcelona. En el ámbito profesional,  trabaja como profesora colaboradora en Universidad Católica de Ávila y como docente en la Escuela Europea de Criminología, además de ser la autora del exitoso blog criminal-mente.es.

En el marco del III Congreso de Criminología y Criminalística, nos ofreció su ponencia “Nosotras también matamos: mujeres letales. Motivaciones y modus operandi”, de la que podéis encontrar un breve resumen aquí.

PREGUNTA: Como abogada especializada en Derecho Penal, ¿podrías hablarnos acerca de los diferentes roles que puede desempeñar un abogado penalista dentro del ejercicio profesional?

RESPUESTA: Los abogados penalistas son especialistas en Derecho Penal, pudiendo ejercitar la defensa o la acusación de personas físicas y jurídicas que llevan a cabo acciones o conductas que, atendiendo a nuestra Ley Penal, son tipificadas como delitos. Pueden representar por lo tanto a personas que están siendo investigadas o procesadas por la presunta comisión de un delito, o bien representar a personas que han sido víctimas de un hecho delictivo.

En materia de defensa, un abogado penalista se encarga de defender a un sujeto tanto en juicios penales como en juicios con jurado. Prepara los argumentos, la información, las pruebas y lleva a cabo la investigación que presentan ante el Juez para intentar demostrar la inocencia de cualquier persona que haya sido acusada de cometer alguna acción o conducta criminal, así como de la asistencia al detenido tanto ante la policía como en el juzgado. También intenta que la situación penitenciaria de su cliente mejore, ya sea solicitando la libertad provisional, la libertad condicional, el indulto o el tercer grado en el centro penitenciario donde se encuentre.

Como acusación se personará como acusación particular, presentando denuncia y querella contra aquellas personas que hayan cometido un delito. Podrá además solicitar medidas cautelares contra el victimario (detención, privación de libertad, registro del domicilio, etc.) y solicitar al Juez de Instrucción que declare el secreto de las actuaciones o la intervención de las comunicaciones (mensajería instantánea, mails, móvil, etc.). También puede formular recursos para revisar la Sentencia en aquellos casos en los que el acusado no esté de acuerdo con lo que en ella se dice, bien porque va contra alguno de sus derechos fundamentales o porque considera que es contraria a derecho.

P: ¿Cuál es la relación entre el Derecho y la Criminología?

R: Lamentablemente, la Criminología es la “Cenicienta” del cuento sobre todo en España. Muchos ni siquiera distinguen la Criminología de la Criminalística y al decir “soy criminólog@” piensan en CSI, de modo que se trata de una relación que debe ser afianzada entre ambos profesionales.

Somos los criminólogos los que tenemos el trabajo más arduo: demostrar que la Criminología puede ser un “complemento” del Derecho, una disciplina auxiliar que es necesaria hoy en día sobre todo en los procesos penales. Hace ya mucho tiempo que defiendo que un criminólogo puede ser perito en un proceso penal, puesto que los informes criminológicos son un elemento fundamental de auxilio al Juez.

temisbalanzaLa Criminología responde a la pregunta: ¿Por qué se comete un delito? ¿Cuáles son las razones que llevan a un individuo a la comisión de un ilícito penal?  Estudia las causas de la delincuencia, de modo que es una disciplina de gran valor y que complementa y auxilia al Derecho, que es el que se ocupa de aplicar la legislación ante los diferentes ilícitos penales. En el campo de lo penal, el criminólogo puede ser muy útil dando una valiosa información sobre el propio delito, el delincuente y la víctima con el fin de trabajar y marcar estrategias en la prevención del delito.

Creo que aún estamos muy lejos de que exista una relación de colaboración seria generalizada entre la Criminología y el Derecho en España debido al gran desconocimiento de esta ciencia multidisplinar (sus aplicaciones y su objeto), al “veto” que incluso la Ley de Enjuiciamiento Criminal nos impone, a la reticencia de otros profesionales auxiliadores de la justicia a que los criminólogos participen en los procedimientos judiciales y a la territorialidad que marca el Derecho en el ámbito de la impartición de justicia. Sin embargo, quizás como en el cuento de Cenicienta, un día aparezca el “príncipe azul” que nos abra las puertas, como ya ha ocurrido en muchos países europeos como Noruega o Finlandia.

P: ¿Cómo surgió la idea de Criminal-mente? Háblanos un poco del proyecto.

R: Criminal-mente nace en mayo de 2014. En principio nació como un grupo abierto de facebook para intercambiar con otros profesionales de la Criminología y el Derecho intereses y opiniones de nuestro ámbito profesional. Meses después evolucionó hacia una página de facebook, donde se comparten a diario post, artículos, investigaciones, noticias, bibliografía, etc. de otros profesionales. Ya hace más de dos años que escribo artículos para revistas de Criminología y para blogs de otras personas y entidades, de modo que finalmente decidí compartir mi pasión y mi experiencia por la Criminología y el Derecho en mi propio blog. Crear algo desde cero, donde volcar mi pasión diaria. Un espacio donde poder compartir mis humildes conocimientos, fruto de mis estudios, mis muchas horas de lectura, mi experiencia profesional y mis ganas de seguir estudiando y aprendiendo, algo que no he dejado nunca de hacer. Actualmente, Criminal-mente tiene en el “horno” dos nuevos proyectos criminológicos, en los cuales podrán participar todas aquellas personas que crean en la criminología y en la justicia.

P: ¿Consideras, desde tu experiencia profesional, que los abogados deberían tener formación en ciencias forenses?

R: En este caso, estamos hablando de que los abogados tengan conocimientos y formación en Criminalística, que es la ciencia aplicada que estudia científicamente los indicios y evidencias con el objeto de convertirlos en pruebas que pueden ser presentadas en un procedimiento judicial para permitir la identificación de las víctimas y de los delincuentes y esclarecer las circunstancias de un presunto delito.

Formarnos en ciencias forenses constituye una importante herramienta probatoria y de argumentación, tanto técnica como científica, en los alegatos y en el ejercicio de nuestra profesión. Nos da la posibilidad de interpretar correctamente la terminología y los conceptos contenidos en los informes periciales, y nos permite plantear nuestras solicitudes periciales de manera idónea al especialista correspondiente.

Hoy es aceptada la vinculación de las ciencias forenses con la administración de justicia con la finalidad de dar una mayor garantía en el procedimiento judicial y auxiliar a los órganos que procuran y administran la justicia. Se trata, por lo tanto, de ofrecer la mejor justicia posible, con todos los medios que podemos utilizar.

P: En cuanto a tu ponencia “Nosotras también matamos: mujeres letales. Motivaciones y modus operandi”, ¿qué te ha llevado a especializarte en este tema?

R: Erróneamente, en nuestra sociedad se ha ido dando énfasis a una criminalidad esencialmente masculina, que a nivel estadístico es mucho mayor que la criminalidad femenina. Eso es indiscutible y puede que se deba a que incluso en la actualidad, la criminalidad femenina no es considerada un problema social tan grave como la masculina. Sin embargo, no debemos olvidar que matar es una conducta humana que se lleva a cabo por hombres, mujeres y niños. Las mujeres llevan asesinando desde el comienzo de nuestros días, pero muchas veces en nuestra historia, estas asesinas han pasado desapercibidas, matando en silencio.

El hecho de que la criminalidad femenina tenga unos índices inferiores a la perpetrada por los hombres, no significa que no deba alertarnos o que debamos creer que son actos aislados de mujeres que han actuado a la desesperada. No. Las mujeres planifican, tienen sus propias motivaciones para matar, tienen su propio modus operandi, sus propias armas y también son muy crueles y asesinan a sangre fría.

locusta-3

Locusta, la primera asesina en serie de la historia.

Mi interés por las mujeres asesinas nace en el momento en que compruebo que apenas hay investigaciones criminológicas al respecto, que en muchas ocasiones incluso se llegan a justificar los actos cometidos por estas mujeres, y sobre todo cuando tras una pequeña investigación propia veo que la gran mayoría de mujeres asesinas matan a personas de su entorno: hijos, maridos, novios, amigos y, en el caso de los ángeles de la muerte, a sus propios pacientes. Las mujeres no salen a “cazar” a sus víctimas. Viven con ellas, las alimentan, las cuidan, duermen a su lado. Son mucho más peligrosas porque la mayoría de las veces matan sin levantar sospechas, con veneno que van administrando a su víctima día tras día, jugando a cuidarlas al mismo tiempo que les van arrebatando su vida.

En la actualidad las mujeres son las responsables de la mayoría de los asesinatos de lactantes y niños (neonaticios y filicidios), la mayor parte de los malos tratos físicos a niños y la cuarta parte de los abusos infantiles.

Anuncios

2 Respuestas a “Entrevista a Paz Velasco de la Fuente

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s